El triunfo de la Roja

Suena en mi emepetrés el Bad Romance de Lady Gaga, sueño que corro por mi playa en la Cala del Moral y de pronto me veo trotando por el Parque Santander de Chamberí. Primera vuelta, las piernas pesan, me adelanta un compañero deportista que viste la Roja, con el nueve a la espalda y su nombre, Jefferson, creo… Me divierte la imagen, me concentro en calentar para no que me duelan las rodillas, llego a la curva de los gatos y un grupo de mayores hace pilates, como Arguiñano. Mi curiosidad se la queda un señor con chándal con el logotipo de Terra Mitica. Es de los que llevaba la selección en la época de Raúl. Ya me choca, dos personas con vestires patrios. De Lady Gaga a Bisbal ya he calentado y aumento el ritmo. Me pongo a la par de una chica que lleva buen trote y pantalón corto azul chillón, que resulta ser de los de la colección de paseo Adidas España de hace un par de temporadas. Ella acelera el paso y me deja atrás, al tiempo que se me cruza un atleta con ligero sobrepeso, como yo, con la camiseta rara color oro con la que le ganamos a Rusia en semifinales de la Eurocopa

Llego a la altura del campo de prácticas de golf, y sentado en los banquitos que hay junto a La Fábula, un chaval juguetea con su hierro del siete y viste un polito blanco de paseo con el patrocinio de Iberdrola en el pecho, de los que están ahora de moda para Sudáfrica (uy, perdón, disgresión: ¿se puede decir “Iberdrola” en esta práctica de periodismo deportivo o corro el riesgo de que se reúna el Pleno del Congreso en sesión extraordinaria el Jueves Santo para incluir mi bebeblog en la lista de Sinde, por iniciativa legislativa espontánea, claro?)… Segunda y última vuelta, por hoy: me adelanta un profesional de la carrera que viste la azul tan chula que han presentado para el Mundial de segunda equipación; me rindo, llego a los campos de fútbol siete, y para rematar mis visiones, disfruto de un partido de pequeñines, todos contra todos, y cuento del orden de una docena de elásticas de España, oficiales o de rastrillo, señaladas con los nombres de Villa, Torres y Casillas… El entrenador lleva la roja del 94 de Caminero, que debe ser de coleccionista. Me miro el pecho y resulta que completo la pasarela “campeones de Europa” con un chubasquero de trinque como el que llevaba Miguel Gutierrez para los ejercicios físicos. Me pellizco y duele: no sueño. Estoy bien despierto, y mis agujetas dan fe de ello. El Mundial, a la vuelta de un par de carreras. ¡¡¡Yo soy español, español, español!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s