El día de “la magia roja”

(publicado en Málaga Hoy el 04/07/2010) Los vendedores callejeros de banderitas, gorros y vuvuzelas esconden el “estocaje” “blanquiazul” en el mismo lugar donde metieron el “canarinho“, y los alrededores de Ellis Park, en uno de los barrios “chungos” de Johannesburgo, se colorean de “rojigualda“. El “atasco debate” gira en torno a las combinaciones para la final: Holanda-Alemania, Alemania-Uruguay, Uruguay-Holanda, España-Holanda, España-Uruguay… “Un momento, ¿y Paraguay-Uruguay?”, salgo al corte, a lo Puyol, más que nada porque mi mp3 y María Villalón se han quedado sin bateria.
Ayer le di un significado nuevo a un término que he venido oyendo de bocas de nuestros jugadores, y del seleccionador, durante todo el campeonato: “humildad“. La mañana del partido la ocupamos en conocer algo de Soweto, el barrio-distrito donde se gestó el fin del “apartheid“. Un lugar de uno o dos millones de personas que son más o menos pobres, pero todas humildes. Una ciudad de chabolas, un pueblo de infinitas “casas matas“. Mañana os contaré en profundidad, que hoy andamos de resaca.

Hoy somos “la Azul“, y a mi me gusta. En el fondo, somos España. Toda España. Tan emocionante es andar viviendo este Mundial en Sudáfrica como imaginar lo que cuentan los amigos, la familia, del sentir nacional en nuestro país. Por fin estaremos de acuerdo en que esto es más que fútbol. Y que las banderas colgadas en los balcones de nuestras ciudades son muestra de una ilusión. Me viene a la mente la frase que llevan tatuada en su autobús los futbolistas: “La ilusión es mi camino, la victoria mi destino“. Quedan tres cuartos de hora para que el partido empiece, no sé qué hace Paraguay calentando y nosotros en la caseta. La tribuna de prensa es un hervidero de “twitts” (red social de internet, para los profanos) sobre Argentina y en recuerdo “cariñoso” a Maradona. Salta España y el campo está repleto de nuestras banderas (los callejeros se han “forrao”). De Argentina solo repetiré lo que dije el primer día: defensa de barro y boca muy abierta. Mala combinación aún con el Pipa y Messi.

Le digo a alguien que estoy preparado para escribir historia o tópicos y me mira mal. ¿Es Alvaro Benito el que canta la canción ésta de “pasar de cuartos“? Qué pena que haya hecho más carrera musical que en la zurda del Real Madrid, con lo bueno que era. Hablo del cantante de Pignoise (¡¡aaaaah!!). Tenemos una asignatura pendiente con nuestro himno. No no sabemos los acordes. Por eso de que a veces ponen “el largo” y a veces “el corto”. Menos mal que la letra es fija: “lala, lala…”. La FIFA reparte a los de la RFEF por siete sitios distintos: la ventaja es que veré el partido solo. Así no tengo que hablar con nadie. Hoy, lo prefiero. Ya daré abrazos, si procede, al final. Cotilleo en los ordenadores de los compañeros y el interés periodístico se centra en las fotografías e imágenes de las chicas paraguayas y españolas. Eso es tensión informativa, sí señor. La cámara de televisión que cuelga del aire tiene vida propia… ¡¡¡Y enfoca, en primerísimo primer plano, un trasero!!!.

Me cuentan que una entrada para semifinales y final está en torno a los mil dólares. Las que quedan disponibles. No me extrañaría que se agotaran. No pienso en el dato. No pienso en semifinales: ganar a Paraguay, ganar a Paraguay, olvidarse de Al Gandhour, de Joaquín y de Helguera poseso, de los sobacos de Camacho, ganar a Paraguay… Como me gusta Shakira; su canción del Mundial, también. Los capitanes leen un mensaje contra la xenofobia: ¿Cómo ha terminado Iker Casillas su frase? Bueno, mejor no pregunto. Los himnos, y al fútbol.

Empiezan pegajosos, el partido me pide bandas, velocidad y balones al desmarque para superar el agobio. Y nuestro arte: circular el balón. Nos lo van a poner difícil porque vienen a destruir y buscar los penalties. No veo a Iniesta ni a Xabi Alonso. Demasiado balón para Puyol y “Piquenbauer“. El cuero, a la hierba, por favor. Otra vez, a sufrir de lo lindo: por la historia. Quince minutos, nueve tíos metidos atrás y dos para salir a la contra. No juegan nada, pero están consiguiendo que nosotros tampoco. Jugando a lo nuestro, los vamos a cansar, supongo. No sé. Villa es nuestro puñal. Si tocamos, el hueco va a aparecer. No sé si tiemblo de frío o de nervios. De nervios, y más cuando nos pillan a la contra y no rematan por el flequillo. Bueno, dos o tres flequillos. Pero no me gusta cuando llegan con tres o cuatro. Cuando jugamos en corto caemos en su trampa. Otro balón por alto. Pitan fuera de juego y había marcado gol. La repetición: silencio. Final de la primera parte. La vida sigue igual. A sufrir.

Empieza la segunda y me aislo del juego. La verdad: esto no tiene buena pinta. Me pasa por la cabeza todo el fútbol de mi vida. El del Colegio Las Mercedes y las ligas en San José de Calasanz; con mis colegas de siempre en Santa Rosa de Lima, que ganamos la Liga Municipal y “tó”; nuestro Juanito “maravilla”, Emilio Butragueño, el gol de la Séptima, la Eurocopa de Viena, mis dos años de vida en el Real Madrid… Todo aquello me llevó aquí. Pienso si dentro de cuatro años, esto del fútbol me pillará mayor. Son sólo cuatro años, y Brasil. O tres días, y Durban. Para Iker el penalti (éste es su momento), y salto de tensión. Nos dan otro a nosotros, y tiemblo. Marca Xabi Alonso y repetimos. Esto no es sano, esto no es sano. Busco el corazón de Rosety cuatro filas más abajo. “Cagontó” Xabi. Del Bosque lo cambia, sale Pedrito y juega el Barça. Guardiola, en la grada. Un palo, dos palos, tres palos… ¡¡¡¡¡¡Villaa!!!!! No puedo más… ¿Cuanto queda? ¿Cuanto queda, por favor? Empiezan a mover el balón sin que los paraguayos lleguen. Tres minutos, no, cuatro. Tres. Dos. Uno. Por fin puedo llorar de alegría (el final es de Miguel Delibes, conste).

Un comentario

  1. Buenas!!!No te imaginas la envidia que me das…Os echamos de menos en Salamanca. Vimos el partido todos juntos en un bar y no veas qué tensión con el drama de los penaltis. Luego lo celebramos como merecía, pero a las 9 a clase (no todos).Ojalá hubiera marcado Xabi el segundo (o Ramos en el rechace) y se dejara ya de hablar de que la Selección es el Barsa, debería ser mucho más que eso. Si lo seguimos pensando, nos quedaremos en semis.Necesitamos jugar ya contra un equipo como Alemania para saber nuestra medida real. Espero que sea un partido parecido al de Rusia en la Euro. Me da que sus centrales van a ayudar a Torres a recuperar la confianza.Bueno amigo, sigue disfrutando del Mundial y anima por los que lo vemos por la tele.Un fuerte abrazo! Joaquín M.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s