Así empieza La palabra perfecta

Silencio es mi palabra perfecta. Era. Creí que lo era. La voz que nombra su ausencia. El verbo del vacío de palabras. En verdad, no acierto a elegir un protagonista principal que no sean las palabras para esta narración que imagino entre la tristeza y la sonrisa, en un interludio que se asoma al amor. Quizá sean las palabras mal elegidas y las buenas palabras, las feas y las tiernas, las bonitas y las duras, las palabras dadas, las olvidadas, las perdidas. A través de las palabras, las desafiantes y las salvadoras, relataré mi propio despropósito, un penúltimo delirio. Confieso por gusto, en homenaje a las palabras, agradecido a las ideas que encienden el espíritu de los hombres buenos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s